lunes, 23 de enero de 2012

Etapas de dibujo en la infancia

Principales etapas del dibujo en los primeros años de la infancia (0 a 6): garabateo descontrolado, garabateo controlado, garabateo con nombre y etapa pre-esquemática.



ETAPAS DEL GARABATEO DESCONTROLADO, CONTROLADO Y CON NOMBRE:
En estas etapas el color desempeña un papel secundario, lo importante es lograr una mayor coordinación motriz. Especialmente en los dos primeros niveles citados (garabato desordenado y controlado). Algunas veces la elección del color puede apartar la atención del niño/a de sus garabatos y concentrarla en la actividad de jugar con los colores.

Es importante que pueda distinguir sus trazos del resto de la pagina, importando aquí el contraste de los materiales con los que trabajara, es decir colores oscuros en hojas blancas, o bien colores claros en hojas oscuras. Solo cuando los niños llegan al tercer nivel (garabato con nombre) empleara distintos colores para darles distintos significados. Aunque hay que tener muy presente que el empleo y manejo de los colores es más exploratorio y mecánico que una respuesta emocional, como si ocurrirá con adolescentes o adultos.

 ETAPA PRE-ESQUEMÁTICA:

Durante la etapa de los primeros ensayos de representación, se despierta más interés y entusiasmo a través de la relación entre el color elegido para pintar un objeto y el objeto representado, así pues, un hombre puede ser rojo, azul, verde o amarillo, según como hayan impresionado los colores al niño. Las razones para que una niña/o preescolar seleccione un color particular para un determinado objeto, son diversas, cabe señalar: el estado emocional del niño en ese momento, la disponibilidad de la gama de colores, otras son de naturaleza puramente mecánica, es decir, puede ser que el color elegido sea más espeso y se corra menos, o que el pincel del color elegido tenga el mango más largo, o que crayón elegido sea más grande o más pequeño, etc. El uso del color a esta edad es una experiencia cautivante. Aunque el niño no desee establecer una determinada relación exacta del color, puede disfrutar y generalmente lo hace, usando el color a su gusto.

Es evidente que si se le critica el uso de tal o cual color o se le indica cuál es el color correcto para tal o cual dibujo, se estará interfiriendo con su expresión. Hay que otorgarle al niño/a amplia oportunidad para que descubra sus propias relaciones con el color, pues sólo a través de una continua experimentación establecerá una correspondencia entre sus propias reacciones afectivas frente al color y la organización armónica de éste en su dibujo.

FUNCIONES DEL DIBUJO:

En el garabato y en el dibujo el niño/a desarrolla aspectos fundamentales para su evolución: Los prerrequisitos esenciales de la lectura y de la escritura; La confianza en sí mismo; La experiencia de la motivación interior; La creatividad.

El dibujo es una actividad motora espontánea, compleja y cada vez más coordinada que contribuye a la formación de la personalidad; como sucede con el juego, dibujando y garabateando, la niña/o siente el placer del movimiento. Dominar el movimiento significa madurar psicomotórea, intelectual y afectivamente.

Muchas conexiones cerebrales permanecerán estables en el sujeto precisamente a continuación de las primeras experiencias de movimiento y de control del trazado gráfico. Es un medio de comunicación interpersonal (involuntaria y también voluntaria) y por lo tanto un lenguaje ("oculto", "silencioso", "no verbal"), el otro lenguaje. Es una "terapia" que cumple brillantemente la función de descarga y/o sublimación de la agresividad.