jueves, 10 de febrero de 2011

cuentos de 0 a 3

Les comparto un extracto del libro "Los secretos del cuentacuentos" escrito por la narradora Beatriz Montero. Ella nos va desvelando los recursos que utiliza con cada etapa del desarrollo del ser humano, desde los bebes hasta la edad adulta (dicen que madura)... les comparto lo que esta especialista en contar cuentos para bebés en bibliotecas, nos sugiere para contar cuentos en el hogar.
"Mucha gente se extraña cuando digo que cuento cuentos a bebés, y casi al tiempo que se extrañan me hace las mismas preguntas: ¿como se cuenta un cuento a un bebé?, ¿entiende el bebé el cuento? Tengo que admitir que no, el bebé antes de los dos años no capta la historia del mismo modo que lo haría un niño de siete años. El bebé está más preocupado en descubrir el mundo inmediato de con los cinco sentidos. Toca lo primero que cruce su campo de visión, se mete en la boca todo lo que encuentra, ya ea un calcetín o un libro. Lo saborea todo. Cualquier sonido llama su atención. El bebé esta perfeccionando sus habilidades motrices. Pero no por ello hay que dejar de contar cuentos a los bebés. Cada día que pase será más gratificante ver cómo el bebé entiende mejor las palabras y cómo las pronuncia aunque sea con lengua de trapo.
(...)
En esta etapa el bebé no puede mantener más de 30 minutos de atención en una misma actividad, por lo que no debemos extendernos con os cuentos más allá de este tiempo. Pasada media hora , la concentración del bebe, que es un explorador incansable, se dispara hacia otro punto que le llame de nuevo la atención: el movimiento de una pelota, el volumen del libro o el color del jersey.

El cuento interactivo

Sienta al bebé entre tus piernas o a tu lado. Agarra el libro que le vas a contar entre tus manos y ábreselo para que lo vea, pero que no lo toque. Como ya he dicho antes, al bebé le gusta sentir que le dedicas el momento a él, que le acaricias mientras cuentas el cuento. Y él disfrutara también tocándote, a su modo, con sus manitas curiosas. te tirara del pelo, te tocará los ojos, meterá la mano dentro de la boca y golpeará el libro. Cuando tú disfrutas del cuentos, transmites en la voz y los gestos ese gozo, y como consecuencia también el bebé disfruta.
(...)

A contar cuentos al bebe haz juegos de voces. Si sale una vaca, haz el sonido de la vaca: muu. Imita al perro con un guau y al pato con un cuac. Existe un diccionario de onomatopeyas donde podrás encontrar los sonidos de todos los animales en español y en otros idiomas. También se puede jugar con el tono: si se trata de un oso pon voz grave, para ello coloca la abertura de la boca como si te tragaras un huevo duro; y si el animal es chiquito, tan chiquito como una hormiga, la comisura de los labios debe estar semiabierta para que salga un tono de voz más agudo."
  Un ejemplo de libro para bebes

La vaca Cleo
Elena Greig
Cuentos para bebés
Este libro contiene sencillas historias para ser leídas. Además, el niño puede jugar con el y tú lo puedes usar como marioneta. Mete los dedos en la cabeza y brazos de cada personaje y... ¡a jugar!