lunes, 19 de septiembre de 2011

leer antes de leer

Mi impresión personal es que este camino se inicia mucho antes de que nazca el bebe. Uno piensa en tener un hijo/a e inmediatamente piensa en las cosas que va a hacer con ella/el. Normalmente vamos a comprarle cuentos o vamos a contarle cuentos, y hay que dar importancia a la elección de los libros, o las narraciones. 


De 0 a 24 meses
El libro entra en la vida de las niñas y niños como un juguete más. Es bueno tener libros para el baño, libros de tela para estrujar y libros interactivos con colores y sonidos,  en los que se despliegen sorpresas, o se abran ventanas. La tapa debe estar a prueba de bocas, por que a está edad lo más seguro es que quieran saborearlo.

La historia ha de ser breve, sencilla y con un principio y final claro. Nosotros se la leeremos en voz alta entonando con claridad. Enséñale los dibujos y explícale el cuento en imágenes, incluso haciendo tu las onomatopeyas y los gestos para que sea más fácil entenderlo.


De 2 a 4 años
Con 2 años la persona que es nuestro hijo, ya sabe que historias le gustan y cuales no. También comienza el interés por los libros con imágenes que hablan de lugares exóticos o de animales salvajes. Es bueno establecer una rutina de lectura, momentos íntimos en que un libro parece fortalecer el amor. No hay que incomodarse por que nos pidan el mismo cuento o libro una y otra vez, lo necesitan para integrarlo adecuadamente, e irán cambiando sus preferencias,  saltando de etapa en etapa. Ha esta edad ya son conscientes de cómo es un libro, de las letras, de las palabras y de que las ilustraciones tienen que ver con ellas. Cuidar el libro es parte del amor a la lectura.

Dado que la lectura es un modo de comunicación, no hay que dejar de lado el dialogo, hablar sobre lo que esta sucediendo, hablar sobre lo que nos suscita, reírnos o entristecernos para que el libro cobre vida.

Una de las lecturas favoritas a esta edad son las rimas  que logran fijarse en nuestra memoria y en la del niño/a.

A partir de 4 años

A esta edad hay niños y niñas que ya han alcanzado la habilidad lectora, mientras que otras/os aún no alcanzan ese punto; no debemos preocuparnos ni por lo uno, ni por lo otro. Personas diferentes tienen diferentes ritmos, pero sobre todo tienen diferentes necesidad. Tanto en un caso como en otro, si leen solos/as o leen en nuestra compañia, es bueno comenzar a leer historias por capítulos, ese suspense fomentará su imaginación.